Editorial Excursiones

“Una experiencia del mundo: ensayos del poeta César Vallejo”, reseña publicada por el Partido Obrero el 30 de octubre de 2016.

“Mientras en la Cámara de Diputados se discute la ley de los seguros sociales, un periódico de París ha formulado la siguiente pregunta, relativa al estatuto económico del escritor contemporáneo: ‘¿Los escritores viven actualmente de su pluma?’.” Esta pregunta se hace César Vallejo en su artículo “Sobre el proletariado literario”, fechado en abril de 1928 e incluido en el libro Una experiencia del mundo, recientemente publicado por la pequeña Editorial Excursiones.
César Abraham Vallejo nació en Santiago de Chuco, Perú, el 16 de marzo de 1892 y murió en París el 15 de abril de 1938. Su vida estuvo marcada por acontecimientos políticos de enorme repercusión global: la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la Revolución Rusa (1917) y la Revolución Española (1936-1939). Vivió desde 1923 en París y realizó tres viajes a la Unión Soviética. Trabajó como periodista para varios medios, pero la mayor parte de su obra literaria no sería publicada hasta después de su muerte, debido a los pruritos que su filiación marxista y sus escritos incendiarios provocaban en las editoriales.
Vallejo funda en 1928 la célula parisina del Partido Socialista, más tarde renombrado como Partido Comunista del Perú, dirigido por su amigo José Carlos Mariátegui, que sería disuelto en 1938. En el acta de fundación de la célula, escribe Vallejo: “La ideología que adoptamos es la del marxismo y la del leninismo militantes y revolucionarios, doctrina que aceptamos integralmente en todos sus aspectos: filosófico, político y económico-social. Los métodos que sostenemos y propugnamos son los del socialismo revolucionario ortodoxo”.
El gran poeta peruano escribió varias crónicas de sus viajes a la Unión Soviética y fue un ferviente defensor del primer Estado obrero triunfante. Gran observador de la cultura soviética, en su ensayo “Ejecutoria del arte socialista” reivindica a “Trotsky —a quien hemos de citar siempre, por ser la mejor inteligencia bolchevique en la materia” (Ver “La insurreción trotskista” ). Luego, sin embargo, volcaría ciertas simpatías por Stalin.
Una experiencia del mundo recoge crónicas de muy diversa índole. Muchas de ellas se enfocan en cuestiones estéticas acerca no sólo de la literatura de la época, sino especialmente del cine, arte que ya merece ensayos teóricos como la gran novedad tecnológica de la estética a principios del siglo XX. Otras exponen su mirada impiadosa sobre la sociedad capitalista. Y algunas muy curiosas desarrollan temas que seguramente no eran del interés del poeta, sino de los medios para los cuales escribía, como “El salón del automóvil de París” o “Los peligros del tenis”, notas de color siempre solicitadas en los periódicos.
Vallejo sufrió durante su vida los avatares económicos de la profesionalización de la escritura, y respondió negativamente a su pregunta inicial: la gran mayoría de los escritores no viven actualmente de su pluma. Esta experiencia del mundo, y otras muy diversas, circulan por este libro, que es un modo de conocer el pensamiento de un poeta singular, uno de los mayores de América Latina.

Seguir leyendo la crítica en la web del Partido Obrero.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 14/11/2016 por en Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: