Editorial Excursiones

“El retorno de Perlongher, en la voz de sus editoras” por Pablo E. Chacón / Telam / 30 -09-2013

Telam Nu-Sol

El libro acaba de aparecer, con textos inéditos, un prólogo de Christian Ferrer y Osvaldo Baigorria y reproducciones de la artista plástica Adriana Minollti, en la Editorial Excursiones, a cargo de las escritoras (y editoras) Nurit Kasztelan y Sol Echevarría.

Perlongher nació en Avellaneda en 1949; matriculado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Antropología Social por la Universidad de Campinas, Brasil, publicó, entre otros libros, los poemarios Austria-Hungría,AlambresHuleParque Lezama yPapeles insumisos. Falleció en San Pablo, en 1992.

Esta es la conversación que las editoras sostuvieron con Télam.

 

T : ¿Por qué Perlongher hoy, o mejor: qué viene a decir esta reedición de Perlongher hoy?

SE : Hay autores cuyos pensamientos siguen vivos, desplazándose en el tiempo, teniendo siempre una vigencia actual. Ese es el caso de Néstor Perlongher, quien supo escribir textos con el inconfundible estilo de un poeta y la mirada filosa de un ensayista. En una suerte de anacronismo teórico, tematizó en su momento aquellos fenómenos apenas pululantes en la sociedad, cuya expansión y desarrollo hacen que hoy en día resulte tan potente su mirada. Hay un ensayo breve muy lindo de Giorgio Agamben donde se pregunta ¿qué es ser contemporáneo?, y dice: El poeta -el contemporáneo- debe tener fija la mirada en su tiempo. ¿Pero qué ve quien ve su tiempo, la sonrisa demente de su siglo? Me gustaría aquí proponerles una segunda definición de la contemporaneidad: contemporáneo es aquel que mantiene la mirada fija en su tiempo, para percibir no sus luces, sino sus sombras. Perlongher supo mantener fija su mirada en las grietas del tiempo que habitaba, y lo hizo con astucia y picardía, burlándose de la legalidad instituida para deslizarse hacia los bordes de la locura, las drogas, la marginación y el deseo.

 

T : Cuéntenme del armado del libro, de la reproducción que lleva en su interior, de los textos inéditos.

NK : El libro es una reedición ampliada y modificada de aquel publicado en Colihue en 1990. Los compiladores son Christian Ferrer y Osvaldo Baigorria.  Debido a que somos una editorial de ensayo y a que muchos de los textos literarios ya circularon o se encuentran en otras ediciones, decidimos eliminarlos de esta edición. Lo que hicimos fue agregar tres artículos que se encontraban inéditos en forma de libro hasta el momento: No destapes la olla que se nos mueve el piso (publicado en la revista Alfonsina y firmado con el seudónimo Rosa L. de Grossman) que trata sobre un tema que sigue siendo polémico actualmente, como es el aborto. Brasil: la explosión de los travestis (publicado originalmente en la revista Cerdos & peces) que tal como indica el título, reflexiona sobre el boom de los travestis, pero lo interesante sobre todo es el lenguaje y el humor con el que trabaja Antropología del éxtasis, que es la transcripción del curso que Perlongher dictó en 1991 en el Colegio Argentino de Filosofía (CAF), durante su último viaje a Buenos Aires, en el que desplegó los saberes adquiridos a partir de su interés personal en una religiosidad pagana centrada en experiencias con plantas de poder y su acercamiento al misticismo. 

Las dos reproducciones que lleva en su interior son de la artista plástica Adriana Minollti, que ganó este año el premio Arcos dorados en ArteBa. Nos parece que la imagen representa muy bien la exuberancia de la estética de Perlongher dejando traslucir, además, cierto erotismo. Es impresionante la cantidad de seguidores que tiene Perlongher en las distintas disciplinas existentes. Cuando la directora de arte, Verónica Romano, le propuso a Adriana ilustrar este libro, se puso muy contenta ya que conocía y admiraba su obra.

 

T : Los compiladores dicen que las ideas de Perlongher (o muchas de ellas) siguen siendo contemporáneas. ¿Cuáles, y qué opinión tienen al respecto?

SE : Tal como explican en el prólogo Ferrer y Baigorria, los ensayos que más perduran son los escritos bajo el signo de la amenaza. Y muchas de estas amenazas continúan vigentes hoy en día, lo cual se hace evidente con sólo mirar el índice. Por ejemplo, en la sección Deseo y política, Perlongher habla de la violencia sexual, la prostitución, la marginación y los mecanismos de represión estatales sobre los cuerpos. Y si bien es cierto que las políticas del deseo se han expandido, ampliando el límite de lo socialmente aceptable, siempre hay un más allá que se desplaza, una zona border donde se filtra el deseo y sigue teniendo impacto esta visión de la alteridad.

Lo mismo ocurre con Antropología del éxtasis: el análisis de las drogas alucinógenas y el escape místico que propone permiten problematizar el consumo de drogas actuales de un modo distinto, desplazando sus interrogantes: ¿qué pasa con el consumo ritual?, ¿es posible una experiencia extática en el marco de la ciudad? o, por el contrario ¿será que el uso de drogas duras y de diseño más que proponer un fuera-de-sí, proponen una fuga escapista irreflexiva y efímera? También están los apartados con mayor especificidad política, como Malvinas Argentinas y Eva Perón, ambas cuestiones que volvieron a debatirse con mayor profundidad, ocupando un lugar central en la agenda política del actual gobierno.

 

T : Los textos sobre homosexualidad fueron provocativos en su momento. ¿Qué piensan que pasaría hoy?

NK : Creemos que en un punto siguen siendo provocativos. Tal como está indicado en el prólogo, Perlongher no se conformaría con una solución integradora y normalizadora al problema de la homosexualidad como podría ser la ley de matrimonio homosexual o adopción. Es muy llamativo sobre todo la capacidad profética que tienen muchos de sus escritos sobre ese tema y si bien existen grandes avances, se necesita quizá un cambio mayor desde toda la sociedad.

 

T : Su exploración con el lenguaje, a juicio de ustedes, ¿dejó herencias, epígonos? Si algo de eso hay, ¿dónde puede leerse, buscarse?

NK : Por supuesto. La estética neobarroca tiene grandes escritores (la mayoría amigos de él) que lo continuaron, Arturo Carrera, Héctor Libertella, Roberto Echavarren y muchos poetas jóvenes. Desde el punto de vista literario y político, creo que el chileno Pedro Lemebel es uno de los grandes continuadores y deudores de Perlongher (tal vez sin admitirlo lo suficiente) no sólo por su escritura enrevesada y por la temática homosexual de sus escritos (provocativa en un país tan conservador como Chile) sino también por su forma de intervenir en el campo literario.

 

T : ¿Cuáles son los planes a futuro de la editorial?

SE : Estamos en proceso de edición de nuestro cuarto título: Un libro quemado, de Alfonsina Storni. Se trata de una recopilación de artículos que escribió entre 1919 y 1921 para la revista Nosotros y el diario La Nación. Sus títulos, como por ejemplo ¿Quién es el enemigo del divorcio?Los defectos masculinos¿Por qué las maestras se casan poco?, dan cuenta de una mirada crítica e irreverente que desafía las costumbres, las instituciones y la normatividad de su época. Motivo por el cual, estos textos resultan interesantes no sólo desde un punto de vista histórico sino, y sobre todo, desde un punto de vista sociológico y antropológico, tal como el análisis de la mujer en el mercado de trabajo y su lugar en la sociedad moderna. Pese a la distancia temporal, nos pareció un libro contemporáneo porque de manera más sutil y a menudo con mayor hipocresía, varios de los temas que Storni analiza hacen eco en el discurso de la sociedad actual. 

 

Ver nota original, ACÁ.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 30/09/2013 por en Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: