Editorial Excursiones

“Un cronista desgarrado”. Osvaldo Baigorria comenta el libro de César Vallejo en Revista Ñ. 24 de febrero de 2017.

Por Osvaldo Baigorria

La selección de crónicas y ensayos Una experiencia del mundo presenta parte de la prosa periodística de César Vallejo, un autor que, habiéndose iniciado en Trilce como un metafísico de la libertad y la ruptura de normas de la lógica y la sintaxis, durante su exilio parisino adoptaría una concepción más plana, simplista y dogmática de la literatura y la vida cultural.

A fines de los años 20, en medio de la miseria, la desesperación de una Europa en crisis y en la que ya crece el fascismo, César Vallejo sobrevivía tensionado no solo por la necesidad económica y la denuncia de la deshumanización capitalista, sino por el conflicto entre su lenguaje poético original y su adhesión incondicional a la revolución rusa y al Partido Comunista de Perú, cuya célula parisina llegaría a fundar. Su poesía se inclinará por la transparencia sin perder ritmo ni potencia léxica, como se verá en los póstumos Poemas humanos y en España, aparta de mí ese cáliz. Pero su prosa exhibirá una voluntad de “bajar línea” que lo llevará, no tanto al facilismo de lectura, sino a repudiar experimentos semejantes a los que él mismo había desarrollado en su primera etapa y a someterse a la doctrina oficial soviética sobre arte y literatura en años de transición del marxismo-leninismo hacia el estalinismo.

En los artículos “Autopsia del superrealismo”, “Contra el secreto profesional”, “Duelo entre dos literaturas”, “Invitación a la claridad”, “Poesía nueva” y “Literatura proletaria”, Vallejo se burla de las vanguardias literarias y afirma que la única literatura nueva es la llamada “proletaria”. Sus escasos ejemplos son Upton Sinclair, Boris Pasternak y Boris Pilniak, entre otros autores admitidos por la Asociación Panrusa de Escritores Proletarios y por la ordenanza administrativa soviética de 1925 que declaró la existencia oficial de esa “nueva” literatura. Desde luego que desconoce o prefiere no enterarse de todo aquello que desestabilizaría sus creencias: por ejemplo, que el poeta Nikolai Gumiliov, fundador del acmeísmo ruso, había sido condenado a muerte y prohibidas todas sus obras, mientras su compañera Ana Ajmátova vivía en la clandestinidad y el ostracismo, para mencionar solo dos de los muchos autores perseguidos por no encajar en la definición de “escritores proletarios”.

Las contradicciones de una figura tan entrañable como Vallejo son notorias en estos textos donde por un lado declara que “en mi calidad de artista no acepto ninguna consigna o propósito…. que someta mi libertad estética al servicio de tal o cual propaganda” para luego difundir la idea de una supuesta “producción literaria obrera” que él imaginaba ya estar “dominando casi por entero la producción intelectual mundial” (en 1931).

Como advierte el compilador Carlos Battilana, la preocupación de Vallejo por la responsabilidad del artista con la sociedad lo lleva hacia la labor militante. Pero los límites y omisiones de esa militancia están a la vista en debates fechados y clausurados en la época de entreguerras, donde era pertinente discutir sobre la seriedad de la conversión religiosa de Jean Cocteau o si el surrealismo era o no un “movimiento marxista”.

Deslumbrado hasta la ceguera por las promesas de la revolución rusa, Vallejo elogia con candor la vida nocturna en Moscú en comparación con la de París porque en la capital del socialismo, asegura, no existen esos cafés, dancings y salones sociales “a los que tan solo se va a divertirse y no a trabajar”. Por el contrario, en Moscú “se pasa la noche de otra manera, según el rol que cada cual juegue en la edificación socialista de la vida”. En esa noche no habría distracciones: “en la fábrica y en el taller se desenvuelve el trabajo de modo tan confortable” que ya no haría falta alternar la jornada laboral con placeres.

Las mejores ironías de Vallejo sobre las costumbres parisinas también son teñidas por una moral conservadora, como cuando se burla de las mujeres que restringen sus prendas de vestir acortando sus faldas y suprimiendo “medias y calzón” para salvar a Francia de la crisis financiera. Y en uno de sus arrebatos de mística humanista opone a Europa el contraejemplo de la “raza japonesa” por su fuerza “antioccidentalista” y su “personalidad espiritual”.

Vallejo insiste en su fe en la humanidad pero solo en sus poemas esa fe no aparece tan encerrada por un credo y un horizonte limitados. En cambio, en sus artículos para la prensa peruana el dogma lo impulsa a la vulgarización y la propaganda. De todas maneras, algunos están tan bien escritos que se dejan leer más allá de su valor como documentos de época, dentro de un libro cuyo cuidado diseño incluye obras de los artistas Claudio Mazzucchelli y Nessy Cohen. Entre los mejores está “La defensa de la vida”, cuyo poder de persuasión es tal que aunque se le note la ideología subyacente (enemiga del “arte por el arte”), termina siendo una verdadera obra de arte. Otros más clásicos, como “El salón del automóvil en París”, “Un extraño proceso criminal” o “París en primavera” son piezas únicas de un autor que aun cuando abomina de ese “maldito Trilce” de su primera juventud, conmueve con toda la fuerza de su verdad y su belleza: la de un cronista desgarrado entre la poesía y la doctrina.

Fuente: Revista Ñ.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 21/04/2017 por en Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: