Editorial Excursiones

“Criaturas un poco absurdas”. Ezequiel Alemian recomienda La liberación de la mosca, de Luigi Amara, como uno de sus favoritos del 2016. Publicado en Revista Ñ el 17 de diciembre de 2016.

Por Ezequiel Alemian

En 1936, Roy Robert Smith es invitado al programa de Mr. Ripley Créase o no a contar su vida. O mejor dicho: su ausencia de vida. En esa gran enciclopedia de rarezas que es el programa de Ripley, la de Smith es la de no haber dejado marcas ni referencias en su existencia. Un largo listado registra parte de lo que Smith, de casi cuarenta años, no hizo: no tomó Coca-cola, vino ni cerveza, no jugó al fútbol, anduvo en bici, besó a una mujer, ni salió de excursión, no entró a un bar, no se peleó, no estudió un idioma, ni entró a un hospital, ni se desmayó, ni apostó algo, alguna vez, y nunca vio un muerto. “Indescifrable en su manera de darle la espalda al mundo”, escribe Luigi Amara (1971), “las razones de Smith para darle la espalda al mundo acaso permanecerán por siempre como enigma”.

Editor, poeta y ensayista mexicano, Amara escribe en La liberación de la mosca sobre seres en estado próximo a la nulidad, “imágenes discordantes de lo que pudimos ser y no hemos sido, imágenes que nos suscitan alivio y simpatía pero también repulsión”: Julia Pastrana, mujer barbuda, John Connish, que disfrutaba de hacer colas, Thomas Lloyd, el escritor que se comía los libros.

Sus textos están a mitad de camino entre el ensayo y el relato biográfico, más como si los separara que como si los juntara. En ese gesto de separar el relato de una vida de su sentido, los textos se construyen sobre una inquietud por la veracidad. Son “reducciones al absurdo del absurdo”. Roy Smith se le antoja a Amara como el reverso de Scott Fitzgerald y de los hombres intrépidos. La propagación de su absurdo irradia, dice, por contagio viral o por propagación espontánea; es una irrealidad que va a gestar “el desmoronamiento de una forma de vida, de un ideal basado en la vanagloria del anhelo y la conquista inmediata, que no antecede sino a la destrucción de los imperios”.

Fuente: Revista Ñ.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 20/12/2016 por en Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: