Editorial Excursiones

“Reseña a Detrás de escena”, por Daniela Berlante para revista Otra Parte, 28 de mayo 2015

El asunto gira, claro está, en torno al teatro, y dieciocho dramaturgos, directores y actores, que con sus diferencias le imprimen el tono a la escena porteña contemporánea, se ponen a responder. El “detrás de escena” del título parece invitar, antes que a una conceptualización de la tarea que ejecutan los convocados, a la elección libre de algún aspecto inspirador en relación con el teatro. Es por esto que el libro le escapa a la formulación metodológica para volverse reflexión personal, empírica mucho más que teórica, inevitablemente particular en tanto que se lee como conclusión de un saber de orden experiencial.

Esto explica en parte la variedad de aproximaciones que el detrás de escena supone. Así es como Kartun da cuenta de la vigencia del teatro a pesar de su inutilidad y obsolescencia, Spregelburd enumera los procedimientos a los que se enfrenta cuando trabaja sus dramaturgias, Szuchmacher destaca la importancia de la voz y la articulación de la palabra en escena como garantes de la inteligibilidad en el hecho efímero que implica el teatro, Pavlovsky recupera la condición subversiva de su naturaleza política. Cappa, por su parte, inscribe la actuación como productora de ficción y no al revés; Feldman analiza la paradoja del realismo cuando la naturalidad del resultado se obtiene por exceso de artificio; Jakob y Mendilaharzu entienden que el concepto de una obra no se conoce de antemano sino después de su forma final; Obersztern explica el estatuto y valor de las palabras en su producción escénica; Gatto analiza Hamlet y Edipo como exponentes canónicos del teatro de Occidente. Farace y Garrote se detienen en los procesos creativos y el colectivo Piel de Lava desentraña los mecanismos de la creación grupal. No coincidimos con Ajaka cuando sostiene que pensar el teatro es imposible. Sin embargo, lo rotundo de la sentencia dispara la reflexión. Es justamente porque el teatro puede ser objeto de análisis que su estatuto se enriquece. En la retroalimentación entre el discurso teórico y la práctica artística, creemos, el teatro se vuelve objeto de pensamiento, detiene por un rato su naturaleza fugaz y aumenta sus dimensiones. Es evidente que el teatro no necesita del discurso teórico para existir. Sin embargo, no habría que desmarcarse tan categóricamente de la actividad crítica. En una de esas, sin quien lo piense se termina empobreciendo.

Detrás de escena se abre y cierra con dos postales que reproducen instalaciones de la artista Elba Bairon. Otro modo de reafirmar que estamos hablando de arte.

Alberto Ajaka, Maruja Bustamante, Bernardo Cappa, Ariel Farace, Matías Feldman, Andrea Garrote, Agustina Gatto, Walter Jakob y Agustín Mendilaharzu, Mauricio Kartun, Mariana Obersztern, Eduardo “Tato” Pavlovsky, Piel de Lava, Rafael Spregelburd y Rubén Szuchmacher, Detrás de escena, arte de tapa de Elba Bairon, Excursiones, 2015, 140 págs.

Leer nota original, ACÁ.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 08/06/2015 por en Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: