Editorial Excursiones

“Detrás de escena” reseña por Fiorella Cominetti para la revista Territorio Teatral, junio 2016

DETRÁS DE ESCENA

 

por Fiorella Cominetti (UNA)

Detrás de escena surge del deseo de las editoras de hacer un libro que reúna reflexiones estéticas producidas por dramaturgos, actores y directores de la escena teatral en Buenos Aires. La elección de los dieciocho artistas convocados para esta antología se basa, por un lado, en la afinidad estética que las editoras tienen con los mismos y, por otro lado, porque son reconocidos como referentes en la escena teatral porteña. Muchos otros artistas fueron convocados y, por diversos motivos, no pudieron participar. Sin embargo, y si leemos algunos de los nombres de los autores, no es difícil imaginar quienes faltan para armar una posible constelación de los referentes del teatro contemporáneo.

A través de catorce ideas que juegan y reflexionan desde el hacer, Detrás de escena nos muestra un panorama acerca de cómo se está pensando el teatro en el 2015. Los textos reunidos giran en torno a diversas temáticas del hecho artístico en general y del teatro en particular: la función y potencialidad actual del teatro, la labor del actor y el hacer del artista, el “ser” en la actuación, el discurso y la estética realista, el lenguaje, el obrar de las palabras, la voz del actor, el estilo, la creación grupal, la escritura dramática, los procedimientos, entre otros. Cada texto es abordado desde un lugar (personal/biográfico) diferente, cada uno tiene una forma y estilo particular, lo que produce una lectura vertiginosa y en continua renovación.

Ahora bien, si estamos pensando en representantes del teatro contemporáneo, entonces habría que destacar los textos de Alberto Ajaka, Ariel Farace, Matías Feldman, Andrea Garrote y Rafael Spregelburd ya que en ellos podemos encontrar un interesante recorrido a través de los distintos elementos que conforman (o identificamos como pertenecientes a) lo contemporáneo en la escena actual. Nos interesa detenernos en dos ideas principalmente:

1-    Lenguaje / procedimiento / sentido: en oposición al realismo (que invisibiliza sus convenciones en pos de generar una “ilusión de realidad”, que se centra en el argumento y que trabaja con la lógica de causa y efecto), estos artistas están pensando en obras que crean sus propios lenguajes y procedimientos, en obras que permitan la aparición del “sentido”, que aparezca eso para lo que no tenemos palabras y que está latiendo constantemente como soporte de todo lo que nombramos.

2-    La relación del teatro con la realidad: partiendo de la premisa de que no podemos hablar de “La realidad” porque siempre está construida (hay tantas como sujetos para habitarlas), el teatro pone en colisión nuestra percepción de la misma. Estos artistas buscan dialogar con el mundo “real”, cuestionarlo y crear otros, de tal manera que la obra, cuando devenga hecho artístico, sea capaz de producir algo más “real” que lo “real”, que la obra no sea símbolo de otra cosa por fuera de ella.

Allí radica entonces el mayor poder del teatro: el de crear otros mundos posibles.

Por último, y frente a la pregunta implícita, ¿qué hay detrás de escena? nos quedamos mudos. Hay muchísimas escenas (y a veces –solo a veces- celebramos que las haya), inabarcables formas de ver y entender el teatro. Toda antología es un recorte, un recorte parcial y siempre en falta para abarcar una respuesta infinita: hay tantas escenas como subjetividades para escribir. Hay otras preguntas que se imponen en la lectura y quizás son más plausibles de responder ¿Cómo definiríamos, y donde radica hoy, “lo contemporáneo”? ¿Escena contemporánea o lo contemporáneo en la escena? etc.

Detrás de escena es, sobre todo, un libro con textos inteligentes que nos sacan una sonrisa cómplice, ya que pensar el teatro nos permite, siempre, pensar más allá: deviene metáfora para pensar (pensarnos) el (en el) mundo.

Ver nota original ACÁ.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 01/07/2016 por en Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: